Por las callejuelas del intrincado  casco viejo de Bari