No venimos de París. Estamos en la Torre de la Iglesia de Cerceda (MADRID)