Omnipresente, la Puerta de Alcalá. Plaza de la Independencia, Madrid