En este caso, en el Pasaje de San Ginés, en Madrid